Príncipe de Viana

PorViana

Príncipe de Viana

El Príncipe Carlos nació en Peñafiel, Castilla, el 29 de mayo de 1421. Fue heredero de los reinos de Navarra y Aragón aunque no acabó siendo nombrado monarca nunca, cosechando durante toda su biografía una serie de controversias con su padre que le convierten en un personaje digno de interés. Sin obviar, por otro lado, su amplia labor de mecenazgo cultural que promovió.

Su abuelo Carlos III fue el encargado de instaurar este Principado de Viana en 1423, que más tarde, tras su muerte, sería asimilado como el título otorgado a sus herederos. El Principado se localizaba al sureste del Reino, y comprendía varias villas incluso de términos no contiguos.

A los 18 años contrajo matrimonio con la princesa Inés de Clèves, quedando huérfano de su madre tan solo tres años después. Esta no era otra que la Reina Blanca, hija y heredera del rey Carlos III de Navarra. Esta le dio a luz un año después de casarse con el Infante Juan de Trastámara, a causa principalmente de su pretensión de reinar en Navarra. Lo hizo a la edad de 36 años, muy extraña en esa época. La infancia del Príncipe se desarrolló principalmente en el palacio de Olite, donde fue educado y formado en todas las disciplinas que se presuponían obligadas para su distinción real. En sus primeros años de vida, la influencia de su padre fue casi nula, ya que este se ocupaba la mayor parte de su tiempo de asuntos políticos del Reino de Castilla y Aragón, dejando a su mujer Blanca al cargo de todo lo relativo a su reino.

principe Carlos Viana

Blanca dejó a su muerte el destino de su hijo en manos de Juan II, el cual debía decidir si Carlos accedía a ocupar el trono, como se aclaraba en el testamento. Era el heredero de los Estados de Navarra y de Nemours, siendo su padre tan sólo el Rey consorte, pero este no quiso renunciar a su título y nombró al Príncipe de Viana como Lugarteniente General del Reino. Bajo este cargo, y enfrentado a su padre tras esta decisión, tuvo que afrontar una cruenta guerra entre agramonteses y beamonteses que duraría un periodo de once años, defendiendo precisamente los intereses de Juan II. A causa de esta batalla acabó preso en 1451, cuando se levantó contra su propio padre a causa de las desautorizaciones que este había manifestado frente a sus órdenes, llegando a un acuerdo con el condestable de Castilla, Álvaro de Luna, intentando derrotar al ejército agramontés. Pero esta alianza no triunfó y el Príncipe de Viana fue derrotado y apresado, siendo dos años más tarde liberado aunque desterrado por su padre.

Sobre el autor

Viana administrator

Deja un comentario